Cómo afecta la psoriasis a los huesos

Rate this post

Psoriasis en la piel < Trastornos de la psoriasis < Cómo afecta la psoriasis a los huesos

psoriasis huesos

Un pequeño porcentaje de personas con artritis psoriásica sufren artritis mutilante, una forma de la enfermedad grave, dolorosa y también incapacitante. Con el tiempo, la artritis mutilante destroza los huesos pequeños de las manos, en especial los dedos, y causa deformidad y discapacidad permanentes.

 

Artritis psoriásica

La artritis psoriásica es una forma de artritis que afecta a ciertas personas que sufren soriasis, una afección que incluye máculas rojas en la piel cubiertas con escamas plateadas. La mayor parte de las personas primero desarrollan soriasis y después reciben el diagnóstico de artritis psoriásica, mas los inconvenientes articulares en ocasiones pueden iniciar antes que aparezcan las lesiones en la piel.

 

Síntomas de la psoriasis en los huesos

Este tipo de psoriasis que afecta a los huesos suele provocar:

  • Dedos hinchados de manos y pies. La artritis psoriásica puede ocasionar dolor en los dedos de manos y pies, y que estos se inflaman como salchichas. Asimismo puedes presentar hinchazón y deformaciones en las manos y pies ya antes de tener algún síntoma esencial en las articulaciones.
  • Dolor de pie. La artritis psoriásica asimismo puede ocasionar dolor en los puntos en los que los ligamentos y tendones se unen a los huesos, singularmente tras el talón (tendinitis de Aquiles) o bien en las plantas de los pies (fascitis plantar).
  • Dolor lumbar. Ciertas personas manifiestan una enfermedad llamada espondilitis a consecuencia de la artritis psoriásica. La espondilitis causa primordialmente inflamación de las articulaciones entre las vertebras de tu columna y en las articulaciones entre tu columna y la pelvis (sacroilitis).

Otros de los síntomas de la artritis psoriásica son dolor articular, rigidez y también hinchazón. Pueden afectar cualquier una parte del cuerpo, incluyendo las yemas de los dedos y la columna vertebral, y pueden cambiar de parcialmente leves a intensos. Tanto en la soriasis como en la artritis psoriásica, las exacerbaciones de la enfermedad se pueden alternar con periodos de remisión.

No existe la cura para la artritis psoriásica; de ahí que, se pone énfasis en supervisar los síntomas y prevenir el daño en las articulaciones. Sin tratamiento, la artritis psoriásica puede ser incapacitante.

 

Tratamiento

Los tratamientos biológicos han sido un avance enorme en el tratamiento de la artritis psoriásica, y en el conocimiento de de qué manera marcha la enfermedad. Estos tratamientos son concretos y alteran el curso de la enfermedad. Se fundamentan en proteínas que se generan en laboratorio empleando células de otros seres vivos, mamíferos por norma general.

Los fármacos biológicos para artritis psoriásica marchan por medio de anticuerpos o bien proteínas que inhiben mecanismos por los que avanza la artritis psoriásica. No pueden tomarse en pastillas por el hecho de que, siendo proteínas, las asimilaríamos y se degradarían, conque es preciso administrarlas por vía intravenosa (en centros de salud) o bien subcutánea.

En el conjunto de medicamentos biológicos, están aquellos que bloquean una proteína esencial en la inflamación. Son los llamados anti-TNF.

MENÚ