Psoriasis hereditaria

Psoriasis en la piel < Trastornos de la psoriasis < Psoriasis hereditaria

psoriasis genetica

La soriasis es una perturbación genética que causa mucha inflamación en la piel y afecta por su parte, las articulaciones, dejando marcas enrojecidas y escamadas acompañadas de dolor. Un tanto más del dos por ciento de la población contrae esta enfermedad que no es infecciosa, puesto que los descubrimientos científicos revelan que se desarrolla por una serie de factores hereditarios.

La psoriasis se hereda y puede aparecer en la niñez, en la adolescencia y en la etapa adulta. El sistema inmunológico es el que activa esta nosología, particularmente en los linfocitos T, células que se disparan de forma equivocada y ocasionan otras reacciones celulares que acarrean a la dilatación de los vasos sanguíneos.

Las lesiones cutáneas se dan de forma repentina y se agudizan de forma lenta, se curan y aparecen nuevamente. El tamaño de las placas es variable y se ubica por norma general en las rodillas, en los codos, en la espalda, en el cuero capilar y en los glúteos. Asimismo hay otras áreas que pueden verse perjudicadas como las axilas, la ingle, el ombligo o bien las cejas. Los síntomas van acompañados de dolor, lesiones genitales, perturbación en la manera y color de las uñas, caspa y picazón.

En verdad, si ciertos progenitores la tiene, uno de los hijos tiene probabilidades de desarrollarla más adelante, si bien esto asimismo depende de las condiciones ambientales, puesto que siendo una nosología genética, es más propensa de activarse o bien no tras padecer infecciones crónicas, tener obesidad, someterse a altos niveles de agobio, consumir alcohol, probar cambios hormonales, traumatismos o bien cursar con otras nosologías como la artritis reumatoide.

Esenciales centros de investigación confirmaron que el factor genético hereditario es determinante. Y es que los genes LCE3B y LCE3C son lo responsables del funcionamiento de la epidermis y cuando están ausentes, elevan el peligro de una persona a padecer soriasis.

Otro descubrimiento lanzó que los gemelos (idénticos) tienen altas probabilidades de desarrollar esta enfermedad. Las evaluaciones clínicas probaron que a los pacientes con psoriasis les falta 2 réplicas de estos 2 genes ya antes mentados.

La psoriasis es una enfermedad hereditaria por el hecho de que los genes vinculados con la regulación cutánea pertenecen a un núcleo del cromosoma humano encargado de la distinción epidérmica por medio de un complejo génico. El desequilibrio en las proteínas de la piel altera el desarrollo de este órgano. Por tales razones es que en la consulta la primera cosa que se les pregunta a los pacientes es si tiene familiares con antecedentes de soriasis.

De la totalidad de los casos, solamente una tercera parte tiene un familiar de primer grado con psoriasis. Cuando los dos progenitores tienen la enfermedad, el hijo tiene posibilidad desarrollarla en un cuarenta por ciento, mas en este proceso intervienen los genes dominantes (impronta genética).

 

Tratamiento de la psoriasis

Si bien todos y cada uno de los tratamientos de la psoriasis son efectivos para la mayor parte de los pacientes, ninguno lo es para todo el planeta, en tanto que la contestación a cada tratamiento cambia de una persona a otra.

Solo extraordinariamente la soriasis se cura permanentemente, mas lo común es que sea recurrente y crónica. El tratamiento, enfocado al control de los síntomas y la prevención de infecciones secundarias, depende de factores como la gravedad de la enfermedad, el tamaño de las placas, el género de soriasis y la reacción del paciente ante determinados tratamientos.

Conforme a los precedentes factores, el tratamiento puede ser:

  • Tratamiento tópico (aplicado de manera directa en la piel o bien el cuero capilar en forma de lociones, bálsamos, cremas y champús). Se usan sobre todo corticoides tópicos, substancias derivadas de la vitamina liposoluble de tipo D, retinoides tópicos, breas y alquitranes, ácido salicílico y urea. Su objetivo es reducir la inflamación y el remplazo celular, reducir la actividad del sistema inmunitario, escamar la piel y destapar los poros y suavizar la piel.
  • Fototerapia. En casos de soriasis más extensa, se usa la exposición a la radiación ultravioleta UVB, bien sea natural -producida por el sol-, bien artificial. Asimismo hay un tratamiento llamado PUVA, que combina el empleo de la luz ultravioleta con un fármaco que sensibiliza la piel a la luz.
  • Tratamiento sistémico. En casos graves de soriasis, el especialista puede prescribir fármacos como retinoides sistémicos o bien inmunosupresores (que inhiben el sistema inmune). En general, no se emplean antibióticos para el tratamiento de la soriasis, salvo que se sospeche una infección bacteriana.
  • Terapia combinada. Combina los 3 tratamientos precedentes (los que se aplican en la piel, la fototerapia y los tratamientos sistémicos). Puede dar mejores resultados, aparte de que deja en muchas ocasiones utilizar una dosis más baja de cada género de terapia.
MENÚ